<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7617835\x26blogName\x3dKlaatu+Barada+Nikto\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://galahan.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://galahan.blogspot.com/\x26vt\x3d-6933320711491095302', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Comentarios, opiniones, crónicas y críticas en la vida de un ser humano que escribe. O algo así, que suene como interesante, si eso...

jueves, 21 de junio de 2007

Y ahora a casa. La primera "casa": London Calling X

Algo rápido. Casi inexistente. Fugaz.
Como muchas de las sensaciones en esa ciudad.
Llega el momento de despedir Londres (por fin, gritarán algunos).
Como última imagen, un pequeño homenaje a una de las calles que más recorrimos. A los espectáculos que descubrimos. A la persona que lo hizo todo más especial.

Y de paso a la mítica polémica en los comments del blog de Josmachine (que por cierto, ¡actualizalo ya con la puñetera sorpresa!) que incluyó foto de Tam y todo, al respecto. ¡Ahora queda totalmente ilustrado por la intrépida periodista de intrépidas poses callejeras!

No se si esto ha servido para algo más que desesperar a muchos lectores. Pero si lo ha hecho y es útil para viajeros, adelante. ¡Londres os espera con los brazos abiertos!


A mi me esperan estos brazos... en otra parte.
Ahora.
Cerca.
Muy cerca.
Mundos nacen, mundos mueren, ¡el universo Galahaniano nunca volverá a ser el mismo!



Que viene, que viene... pum, pum!
Y hasta aquí puedo leer.

Ya no Continuará... (lo de Londres).

P.D: Por cierto, para los madrileños, el día 24 de Junio (a la postre, día de San Juan y día posterior a mi cumpleaños... ahí lo dejo :P) en La Latina hay preparado un mercadillo de 50 puestos venidos de Portobello, Candem y Covent Garden (según dicen) para chismear, curiosear y dejarse los euros.
.

Etiquetas: , ,

A unas 22 personas les dio por comentar.

martes, 19 de junio de 2007

Escribe tú un guión así... Escríbelo.

Etiquetas: ,

A unas 23 personas les dio por comentar.

miércoles, 13 de junio de 2007

Si ya lo decía yo...

Podría soñar, en un ataque de egolatría quizás, que gente influyente leyera mi blog.
Podría.
Pero no, se ha confirmado. Es un hecho. Este blog es, podríamos decir, referencial.

La verdad es que esta noticia era de esperar. No por el hecho noticiable, aunque me parece justo y de recibo. Si no por la repercusión de este blog en decisiones tan importantes, que por fin queda clara.

Sí, amigos, tras este post y la incesante campaña promovida en sus comments...
el Jurado ha decidido otorgar al insigne Robert Allen Zimmerman,
más conocido como Bob Dylan,
¡el Premio Príncipe de Asturias a las Artes en este año 2007!


¡Felicidades Bob!



Evidentemente, tal precisión con la flauta no podía ser algo que ignorar. Tras premiar al "prestigioso" clarinetista Woody Allen (el arte musical se reparte con el apellido Allen), estaba claro que iban a apostar por un flautista de lujo. Es la manera de mostrar que corren vientos de prosperidad en el Principado.

¡Viva Bob!

Ya sólo espero que haga un recital en Oviedo con sus grandes éxitos, como Adelita.

Por cierto, Roberto, si te quieres currar unos jamoncitos... ¡ops! Que tu no los comes, vale. Pues oye, lo que sea, unos chuletones o unos quesos... ¡En Asturias están riquísimos!
¡Un abrazo Bob!
.
.
P.D: Ayer actualicé London Calling IX, ojo. Que ya se que no estais acostumbrados a tantas actualizaciones, pero es que la noticia era como para comentar...
.
.

A unas 20 personas les dio por comentar.

martes, 12 de junio de 2007

I'm not quite dead!: London Calling IX

Estuve en Londres y vi mi nombre escrito en el culo de siete coristas.

Eso puedo decirlo. ¡Puedo gritarlo! ¡Sí!

Y no es un farol, oye. Bueno, sí, vale... quizás no era exáctamente mi nombre si no el de Galahan. Y vale, quizá no era exáctamente Galahan si no el de Galahad, pero a ver quien se acerca tanto a algo parecido ¡a ver quien!

Bien, bien, os lo explico...

No puedes volver de Londres sin haber ido al teatro!", decían. Al parecer, es una norma no-escrita que pulula entre los viajeros londinenses y nosotros, como no podía ser de otra forma, la cumplimos.

Y digo "como no podía ser de otra forma" porque la forma fué la de siempre: Yo me muero de ganas de algo pero no insisto porque pienso que sólo me va a gustar a mi y al final la intrépida acompañante de intrépida paciencia para estas cosas, me lleva a rastras. ¡Y no sabe cuanto se lo agradeceré!

Se trataba del musical basado en la película (y en general en todas sus obras) de los Monty Python: "The Holy Grial" -aka: Los Caballeros de la Mesa Cuadrada y Sus Locos Seguidores-. ¡Sí! ¡Sí! ¡El musical Spamalot!

Ese musical era, es, el único musical que desde su estreno (allá por 2005) me he muerto de ganas por ver. De hecho, creo que es el único en el que he tenido interes de todos los musicales del mundo. Vamos, ¡que hasta es el primero!

La verdad es que a mi intrépida compañera de intrépidos viajes no le costó mucho saber que tenía ganas de verlo. Más que nada por la repetitiva imagen de mi persona señalando como un niño tontón cualquier cartelito que veía por la ciudad anunciando el espectáculo: En las escaleras mecánicas del metro -"miraaa"-, en una revista por la calle -"spam spaaaaam, wonderfull spaaam"-, en el autobus pasando por la puerta del teatro -"mira miraaaaa la cámara de fotos a ver si...".


Así que, no se si por amor, o por callarme de una vez, me agarró del brazo, me llevó a las taquillas y sacó dos pedazo de entradas para el espectáculo que comenzaba ¡en 10 minutos! ¡Yupiiiiiiii!

El teatro (el Palace, que suena super chulo: "ey, he estado en el Palace") estaba repleto y eso que hablamos de un estreno del 2005 y de un lunes. Y evidentemente, todo el público estaba entregado desde el principio: todo fans de los Python. La sensación de reunirse en una sala con tal cantidad de gente que conoce el sketche de los caballeros que dicen "Ní" o el de las gaviotas que transportan cocos es indescriptible. ¡Es maravillosa! Pero claro, qué esperar de una ciudad que reunió a 5567 personas para conseguir el Record Guinness de gente reunida en una orquesta de cocos (haciendo sonar cocos al ritmo de "always look on the bright side of life"), en Trafalgar Square, pocos días antes de nuestro viaje... ¡Por poco no lo vimos!



El espectáculo "Spamalot" (unión de Camelot y de Spam, carne en lata que da pie a uno de los sketches más famosos de los Python, que a su vez dio nombre al correo basura), a mi gusto, está fenomenal. El reparto es más que solvente, aunque para los españoles no cuente con nombres conocidos. En Brodway lo estrenó Tim Curry, con el que ganaron el premio Tony al mejor musical en el 2005. La dirección del espectáculo es nada menos que de Mike Nichols, director de películas como "El Graduado", "Quien Teme a Virginia Wolf", "Primary Colors" o "Closer" (más recientes). Y los decorados están muy currados, son ingeniosos, y no dejan de moverse rápidamente para adecuarse al desarrollo de cada sketche y número musical. En resumen: una puesta en escena rápida y espectacular para lo pequeño que es el teatro que se disfruta totalmente.


Aunque claro, la base de este espectáculo es el libreto. Viene de la mano de Eric Idle, insigne Monty Python. Idle (el rubito de rizos) siempre ha intentado remover el espíritu del grupo en espectáculos musicales, puesto que era el compositor de casi todas sus canciones. Ahora lo ha conseguido con el espectáculo-homenaje definitivo, este Spamalot, que se está representando a la vez en Brodway, Londres, Las Vegas y en un tour por los USA. También se vió en Sidney hasta hace poquito.

La trama, digámoslo ya, no tiene sentido. Es absurda. Una excusa para hilar sketches míticos de la película con canciones de cualquier otra parte de la historia del quinteto. Pero la verdad... ¿a quien le importa?. Sólo esperas, uno tras otro, todos los momentos estúpidamente mágicos que recuerdas de la película, interpretados sobre un escenario, con ese delicioso acento british que tanto suma en la comedia.

Están todos los sketches: Los caballeros que dicen "ni", la gaviota transporta cocos, el carro que recoge a los muertos, la comuna medieval, el bravo Sir Robin, el castillo de los franceses, el duelo con el caballero negro, el príncipe cautivo en la torre, el conejo asesino y la santa granada de antioquia... con los insertos de "Always Look On The Bright Side of Life", "Finland" y otros fragmentos del resto de obras míticas de los Python. Pero es que además, se han añadido números musicales divertidos y personajes totalmente originales. Ahí destaca la Dama del Lago, cumpliendo el obligatorio rol de partenaire de Arturo en el musical.



La verdad es que los nuevos aportes forman una historia disparatada pero que tiene más sentido que la de la película, absurda a más no poder y con un final desconcertante (aunque genial). En la obra, las tramas (por llamarles de alguna forma) se solucionan ordenadamente y chim pum, pero se solucionan. Eso sí, le pesa al conjunto la segunda parte de la obra, que al incluir menos sketches conocidos (y testados) y mucho más libreto original escrito para la ocasión (por menos cabezas, claro) es bastante más floja. Pero la verdad, no importa. ¡Es espectáculo!

Disfruté como un enano. Pero como un enano muy enano. Sonrisa perpetua, ojos abiertos, emoción, ganas de cantar... Ver como la gente se descojonaba con los sketches que me encantan, ver como la intrépida periodista de intrépidos gustos diferentes se contagiaba y aplaudía cada número con entusiasmo... ¡Ver una tienda llena de chorraditas de los Monty Python! Evidentemente, con la visita cayó una camiseta genial.


Y casi casi, una manopla conejito de peluche.


Y por supuesto, me llevé El Recuerdo: 7 coristas tumbadas en el suelo que levantaban sus piernas mostrando un pantaloncillo-bañador con una letra cada una. Juntas formaban la palabra: "Galahad", mientras jaleaban y coreaban al caballero.

¿Casualidad?
¡No lo creo!
¡Jeje!

Y... Continuará.
Ya sólo queda uno. Ánimo!
.

Etiquetas: , , ,

A unas 16 personas les dio por comentar.

lunes, 4 de junio de 2007

La Flauta de Roberto

Hago un alto en el camino de Londres para ilustrar un intenso momento:
Estábamos en la redacción de El Club de Flo, buscando una manera de alegrar la presentación de Flo a la concursante mejicana "Adriana Lavat"... cuando algo ha destartalado nuestros pequeños corazones. Algo ha sobrecogido el alma (si es que un guionista mercenario la tiene) de un servidor y la ha atrapado en un pozo en espiral, sin retorno...

La idea era buscar una ranchera o un corrido, cambiarle la letra para cantarla en el programa y que quedara divertido. Ya habíamos usado las famosas "Me gustas mucho", "Sigo siendo el Rey", "Allá en el rancho grande"... y necesitábamos una nueva.

De pronto, la iluminación: "Si adelita se fuera con otro". Era perfecta: Conocida, divertida, fácil de cantar y con un simple cambio de Adelita por Adrianita, nos quedaba perfecta. ¡Que buena idea! Parecía genial que se nos hubiera ocurrido tan rápido... ¿Casualidad? No lo creo. Alguien nos mandaba un cebo y habíamos picado. Querían que viéramos algo. Querían que llegáramos a algo.

Para documentarnos, buscamos los acordes para la banda (que si no, nos tocan un fistro de música que lo flipas) y de paso, un vídeo con la canción para quien no la conozca.

Y ahí llegó el drama.

Ahí llegó el shock.
El oscuro objetivo de la mano del destino (oh, destino!)

Ahí llegó... ¿¿¿Bob???



Dios mío. Con una pinta entre chico marx de resaca y pies negros pidiendo en el metro, Bob ha creado un nuevo universo musical: el Sal y Flipa. ¡Qué voces! ¡Qué compenetración! ¡Qué música sale de la flauta de bob! Madre mía... si sólo le falta que cuelgue la babita al final.

Ah, aquellos años de música en 6º de E.G.B, cuando creíamos que de nuestras flautitas no salía arte. Cuan equivocados estábamos. Tuvo que venir el maestro Dylan para iluminarnos de nuevo.

How many songs must a man destroy
Before you call him a man?
The answer, my friend, is blowing in the flute
The answer is blowing in the flute...

Etiquetas: ,

A unas 37 personas les dio por comentar.