<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7617835\x26blogName\x3dKlaatu+Barada+Nikto\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://galahan.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://galahan.blogspot.com/\x26vt\x3d-6933320711491095302', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Comentarios, opiniones, crónicas y críticas en la vida de un ser humano que escribe. O algo así, que suene como interesante, si eso...

martes, 12 de junio de 2007

I'm not quite dead!: London Calling IX

Estuve en Londres y vi mi nombre escrito en el culo de siete coristas.

Eso puedo decirlo. ¡Puedo gritarlo! ¡Sí!

Y no es un farol, oye. Bueno, sí, vale... quizás no era exáctamente mi nombre si no el de Galahan. Y vale, quizá no era exáctamente Galahan si no el de Galahad, pero a ver quien se acerca tanto a algo parecido ¡a ver quien!

Bien, bien, os lo explico...

No puedes volver de Londres sin haber ido al teatro!", decían. Al parecer, es una norma no-escrita que pulula entre los viajeros londinenses y nosotros, como no podía ser de otra forma, la cumplimos.

Y digo "como no podía ser de otra forma" porque la forma fué la de siempre: Yo me muero de ganas de algo pero no insisto porque pienso que sólo me va a gustar a mi y al final la intrépida acompañante de intrépida paciencia para estas cosas, me lleva a rastras. ¡Y no sabe cuanto se lo agradeceré!

Se trataba del musical basado en la película (y en general en todas sus obras) de los Monty Python: "The Holy Grial" -aka: Los Caballeros de la Mesa Cuadrada y Sus Locos Seguidores-. ¡Sí! ¡Sí! ¡El musical Spamalot!

Ese musical era, es, el único musical que desde su estreno (allá por 2005) me he muerto de ganas por ver. De hecho, creo que es el único en el que he tenido interes de todos los musicales del mundo. Vamos, ¡que hasta es el primero!

La verdad es que a mi intrépida compañera de intrépidos viajes no le costó mucho saber que tenía ganas de verlo. Más que nada por la repetitiva imagen de mi persona señalando como un niño tontón cualquier cartelito que veía por la ciudad anunciando el espectáculo: En las escaleras mecánicas del metro -"miraaa"-, en una revista por la calle -"spam spaaaaam, wonderfull spaaam"-, en el autobus pasando por la puerta del teatro -"mira miraaaaa la cámara de fotos a ver si...".


Así que, no se si por amor, o por callarme de una vez, me agarró del brazo, me llevó a las taquillas y sacó dos pedazo de entradas para el espectáculo que comenzaba ¡en 10 minutos! ¡Yupiiiiiiii!

El teatro (el Palace, que suena super chulo: "ey, he estado en el Palace") estaba repleto y eso que hablamos de un estreno del 2005 y de un lunes. Y evidentemente, todo el público estaba entregado desde el principio: todo fans de los Python. La sensación de reunirse en una sala con tal cantidad de gente que conoce el sketche de los caballeros que dicen "Ní" o el de las gaviotas que transportan cocos es indescriptible. ¡Es maravillosa! Pero claro, qué esperar de una ciudad que reunió a 5567 personas para conseguir el Record Guinness de gente reunida en una orquesta de cocos (haciendo sonar cocos al ritmo de "always look on the bright side of life"), en Trafalgar Square, pocos días antes de nuestro viaje... ¡Por poco no lo vimos!



El espectáculo "Spamalot" (unión de Camelot y de Spam, carne en lata que da pie a uno de los sketches más famosos de los Python, que a su vez dio nombre al correo basura), a mi gusto, está fenomenal. El reparto es más que solvente, aunque para los españoles no cuente con nombres conocidos. En Brodway lo estrenó Tim Curry, con el que ganaron el premio Tony al mejor musical en el 2005. La dirección del espectáculo es nada menos que de Mike Nichols, director de películas como "El Graduado", "Quien Teme a Virginia Wolf", "Primary Colors" o "Closer" (más recientes). Y los decorados están muy currados, son ingeniosos, y no dejan de moverse rápidamente para adecuarse al desarrollo de cada sketche y número musical. En resumen: una puesta en escena rápida y espectacular para lo pequeño que es el teatro que se disfruta totalmente.


Aunque claro, la base de este espectáculo es el libreto. Viene de la mano de Eric Idle, insigne Monty Python. Idle (el rubito de rizos) siempre ha intentado remover el espíritu del grupo en espectáculos musicales, puesto que era el compositor de casi todas sus canciones. Ahora lo ha conseguido con el espectáculo-homenaje definitivo, este Spamalot, que se está representando a la vez en Brodway, Londres, Las Vegas y en un tour por los USA. También se vió en Sidney hasta hace poquito.

La trama, digámoslo ya, no tiene sentido. Es absurda. Una excusa para hilar sketches míticos de la película con canciones de cualquier otra parte de la historia del quinteto. Pero la verdad... ¿a quien le importa?. Sólo esperas, uno tras otro, todos los momentos estúpidamente mágicos que recuerdas de la película, interpretados sobre un escenario, con ese delicioso acento british que tanto suma en la comedia.

Están todos los sketches: Los caballeros que dicen "ni", la gaviota transporta cocos, el carro que recoge a los muertos, la comuna medieval, el bravo Sir Robin, el castillo de los franceses, el duelo con el caballero negro, el príncipe cautivo en la torre, el conejo asesino y la santa granada de antioquia... con los insertos de "Always Look On The Bright Side of Life", "Finland" y otros fragmentos del resto de obras míticas de los Python. Pero es que además, se han añadido números musicales divertidos y personajes totalmente originales. Ahí destaca la Dama del Lago, cumpliendo el obligatorio rol de partenaire de Arturo en el musical.



La verdad es que los nuevos aportes forman una historia disparatada pero que tiene más sentido que la de la película, absurda a más no poder y con un final desconcertante (aunque genial). En la obra, las tramas (por llamarles de alguna forma) se solucionan ordenadamente y chim pum, pero se solucionan. Eso sí, le pesa al conjunto la segunda parte de la obra, que al incluir menos sketches conocidos (y testados) y mucho más libreto original escrito para la ocasión (por menos cabezas, claro) es bastante más floja. Pero la verdad, no importa. ¡Es espectáculo!

Disfruté como un enano. Pero como un enano muy enano. Sonrisa perpetua, ojos abiertos, emoción, ganas de cantar... Ver como la gente se descojonaba con los sketches que me encantan, ver como la intrépida periodista de intrépidos gustos diferentes se contagiaba y aplaudía cada número con entusiasmo... ¡Ver una tienda llena de chorraditas de los Monty Python! Evidentemente, con la visita cayó una camiseta genial.


Y casi casi, una manopla conejito de peluche.


Y por supuesto, me llevé El Recuerdo: 7 coristas tumbadas en el suelo que levantaban sus piernas mostrando un pantaloncillo-bañador con una letra cada una. Juntas formaban la palabra: "Galahad", mientras jaleaban y coreaban al caballero.

¿Casualidad?
¡No lo creo!
¡Jeje!

Y... Continuará.
Ya sólo queda uno. Ánimo!
.

Etiquetas: , , ,

A unas 16 personas les dio por comentar.
Comments:
Enhorabuena a la intrépida periodista de intrépida mente por leer tus pensamientos y acertar con tus gustos.

En primer lugar desengañarte: es perfectamente posible ir a Londres y no entrar en un teatro. Yo lo he hecho varias veces. Aunque, igualmente, he ido a Londres y he acudido a ver un musical.

En mi caso fue West side story en el Covent Garden y enlazo con mi consejo del día: "Cuando en una obra de teatro los protagonistas se besan, los ingleses se toman muy mal que desde el patio de butacas se oigan varias voces gritando ¡follatelaaaaa!"
Y les sienta especialmente mal si previamente en un diálogo en el que Tony llama a María y esta contesta que va (en español en el original, aunque con cierto acentillo inglés) a la segunda llamada se ha gritado "que ya vaaaa pesao".
¿A que son raros estos ingleses?
 
Por cierto, ¿y la foto de GALAHAD escrito en los traseros?

Miles de fotos y la mejor te da corte hacerla.
 
Te aseguro que la he buscado por todas partes!
Lo seguiré intentando!

Entiende que no esperaba esa... reacción de las chicas ante mi presencia en el teatro y, evidentemente, no tenía la cámara preparada.

Aun así, no me hubiera atrevido a fotografiarlo (evidentemente, las fotos que acompañan este artículo, excepto la del teatro, no son mias. Ya me hubiera gustado! Pero bueno, por un London Calling de fotos fusiladas, tampoco va a pasar ná!

Sé que tu lo hubieras hecho, el fotgrafiarlo. Incluso con flash. Incluso con ruidito de rebobinado de fin de carrete, seguro!

Qué tío... madre. Sí, los ingleses son muy raritos para estas cosas, qué gente, de verdad.

Pero te entiendo. Que el Tony de West Side Story es un pesao con lo de "i´ll never stop saying Mariaaaaa"

Yo soy más de "I feel Pretty" y si es interpretada por Robert de Niro en una carcel, mejor :P
 
pagariamos por ber hesa foto de los traseros dandote la bienvenida!!! que tio!!! heso es entrar por la puerta grande i no lo que acen los toreros (a la inbersa, claro).

i tienes una jollita con la intrepida lectora de mentes de intrepidos ojazos. porque fue un regalazo. manque no podemos dicir que tu fueras sutil, prezisamente ;)

asin que... punto para la intrepida periodista!!!


(que enbidia nos as dado. como as ido dosificando la hinformazion, vandido. ai calladico con lo de los montipaiton...)

vesissssssss, muchos-muchos-muchos
 
K envidia!!

La verdad es que tiene que estar genial, aunque no sé yo si me atrevería a verla sin subtitulos.

No me puedo despedir, eso sí, sin recomendar el que posiblemente sea mi Sketch favorito de los Monty y que, curiosamente, no es muy conocido. Será que tengo un humor raro, incluso para los Python.

http://www.youtube.com/watch?v=YAqfV2LQGmE

¿¿Y MI CAMISETA??
 
Ey! Grandes los Monty Python! Mis sketches favoritos son:

- El del vendedor de colchones al que no le puedes decir la palabra "colchón"

- El de las abuelas del infierno

- Ése en el que empiezan a decir... pues yo de pequeño dormía en una caja de zapatos... y cada uno exagera más

Perdonad que no sepa los títulos ni el enlace al Youtube.

Saludos... London Calling, London Calling
 
En aquella época, de gamberrismo juvenil, creo que en tu caso habría mostrado mi culo al escenario para devolver el favor.

Yo, en aquel entonces, no viajaba con cámara porque me estorbaba mucho para correr.
 
Ruvis: Sí que es una joyita sí :)
Y sí, me lo tenía muy callado lo de los Python, jeje. Excepto para mis colegas, a los que envie un rastrero SMS en el momento de ir al teatro. Más malo....

Dani: Ya, lo de "sin subtítulos" al principio amenazaba con asustar, pero oye, es que a los ingleses, cuando encima proyectan la voz y actúan, se les entiende tan bien!
Además, qué narices, la mayoría de los diálogos los podría haber dicho yo mismo de lo que los he visto!

Y sí, ese sketche es más que mítico. A mi también me hacen gracia esas gilipolleces. Es el típico de Cleese y Chapman, que escribían juntos. Qué grandes son!

Ah y tu camiseta, a ver, que te la compré pero que si eso, te la guardo yo ¿vale? La llevaré siempre a la vista, para vigilarla. Encima, si hace falta! No te preocupes, puedes decir a tus amigos "tengo una camiseta de los Python"!

Prol: Joer, que gran selección, Prol. Mu buena! Aunque yo no sabría decir mis favoritos. ¡Son tantos! Ayer veía en casa el partido de fútbol de filósofos y me descojonaba.

Víbora: Enseñar mi culo ante tal espectáculo hubiera sido demasiado humillante para mi. A parte de provocar un deslumbramiento innecesario al reparto! :P
 
Buaaah... éste no lo vimos... a ver si lo traen más cerquita que ahora me has dajado con las ganas, joooo...

Besitos!! :*
 
Tam: Me da a mi que no va a venir por estos lares... ¿de verdad crees que en España la gente va a llenar un musical de los Python, con la pasta que trae de escenografía?
Ojalá, vamos, ojalá...
Así vuelvo :P
 
Halaaaaaaaaaaaaaaaaa, lo que dio de sí el viaje ¿eh? Qué bien... Eso que chirría son mis dientes XD

Besotes!
 
Ahora que caigo, ¿aún te falta uno?.
Y el último debe ser el del tcha-tcha-bum.

¿qué nos guardas pillín?
 
Miss Sinner: Si dió, sí, pero ya acaba, ya acaba...

Víbora: Sí, sí, falta uno pero no esperes nada espectacular, simplemente un "epílogo" para cerrar y ya, eh!
 
Me preguntó cómo harían para representar el sketch del brujo del puente y las tres preguntas.

¿Cuál es la capital de Asiria?
 
Uy, ese justamente no estaba.

- Y... ¿Cual es tu color preferido?
- Azul
(CAE)
- Aaaaaaaaaaaaah noooo, noooo, amarillooooooooooooooooooooo....

:P
 
Hums... Sospechoso, tomo nota.

Yo vi aquí a un grupito de actores españoles, no recuerdo si bajo la producción de Yllana, que recrearon los sketchs más famosos de los Monthy. Estuvo bastante bien, para lo que podía haber sido.

¡Ni!
 
Publicar un comentario