<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7617835\x26blogName\x3dKlaatu+Barada+Nikto\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://galahan.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://galahan.blogspot.com/\x26vt\x3d-6933320711491095302', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Comentarios, opiniones, crónicas y críticas en la vida de un ser humano que escribe. O algo así, que suene como interesante, si eso...

viernes, 24 de noviembre de 2006

A ver si les llega la Onda

Tengo un amigo al que hace tiempo que no hablo. No porque estemos enfadados, si no porque cuando yo le llamo no está y cuando él me llama, no estoy. Ya veis. Eso y que "semos unos perros" y no insistimos lo suficiente, claro.

A este amigo, ayer le dieron un Premio Ondas. ¡Ya ves! Bueno, no se lo dieron a él a solas, claro. Se lo dieron a todo el equipo de: "Vaya Semanita", ese programa ya mítico de ETB que viaja de mail en mail, con sketches de cachondeo sobre las gentes y formas de Euskadi. Y él es el Jefe de Guión (o Coordinador, o lo que sea...) del mismo en sus últimas dos temporadas, es un crack, tiene un huevo de talento y el día que pase de sus agonías ya será la leche. ¡Y les va de puta madre y me alegro! Me alegré mucho al saber que les han dado el Ondas (y no es el primer premio, desde luego). Y me alegré mucho más por él. Se lo merece.

Allí trabaja también otro buen amigo, un colega que compagina guionismo con imitaciones y actoreces y se que lo hace genial aunque aún no he podido ver su trabajo en este programa en concreto. Pero lo conozco de antes y se que es la puta máquina (este adjetivo es un homenaje). Él también merece ese Ondas y mucho más. Siempre he pensado que estaba desperdiciado su talento por esos programas de dios pero el tiempo pone todo en su sitio (o nosotros nos ponemos en el sitio con tiempo) y está recogiendo los frutos de su trabajo y su capacidad. El viejo diablo! Ey ey! Viejo Ray!

Y ahora, encima, se ha incorporado de redactora una buena amiga. Una colega que conocí en Madrid y que ahora ha vuelto (me da que por un tiempín) a Donosti, con su familia y con sus amigos. Así que también me alegro de que le salpique este premio a ella. Entrar así en un trabajo siempre tiene que ser positivo ¿no?. Pues bien, triple alegría.

Pero hay una pena. Lo siento. Tras ese premio, existe. Por mi parte. La pena es que, en un programa tan bueno (y más para ser una televisión autonómica), con tanta proyección, con tanta trayectoria, con tanto éxito, con tanto nombre hasta fuera de su territorio de emisión, con ese trabajo de equipo tan bruto... descubras que las cosas no están compensadas.
Porque sí, está compensado meritoriamente, espiritualmente, con premios, con el aplauso, con la audiencia. Pero ahí acaba la cosa. De pasta, ni hablamos.

Y es que, no nos engañemos, si estamos en este negocio, es por crear, contar, disfrutar... pero también porque tenemos que vivir. Y a todos nos da con una cantidad mínima de dinero para ir tirando, pero uno siempre aspira a conseguir algo más. Y a veces, no se puede y no pasa nada. Pero cuando con tu trabajo consigues premios Iparraguirre (premio audiovisual de ETB), premio en el Festival de Peñíscola, Premio de la Academia de TV, un Premio Ondas y mil cacharros más, eres el programa de referencia de la cadena, haces audiencias de televisión generalista megaexitosa y hasta se han vendido DVD's (e incluso con el periódico) y libros de tus sketches... empiezas a pensar que quizá, quizá, no deberías estar cobrando para "ir tirando". ¿No?.

Y no hablo de: Están cobrando guay pero deberían cobrar super guay. No. Porque si tu sueldo resulta ser bastante menor, como guionista de ese programa, que el de un redactor de un programa cualquiera perdido en la parrilla de una autonómica... pues jode. Pero cuando ves que con los años, esto no ha cambiado, pues te debe joder más. Y, para mi, algo falla: O la productora es imbécil y no vende por más dinero el programa al año siguiente, o es que te están tomando el pelo a tí, currito. Adivinen cual es la más común.

Vale, a mi no me pasa. Yo no trabajo allí. Y tampoco lo digo porque un compañero de los anteriormente mencionados me lo haya dicho así. Ni mucho menos. Lo digo porque una vez estuve tentado de entrar ahí. E incluso antes hice algunas pruebas (rápido y mal, por cierto). Y me vinieron a decir lo que se cobraba allí. Y todo esto és lo que pensé. Lo que pienso. Lo que me entristece. Y lo peor es que no es la primera vez que lo escucho.

Porque esto pasa aquí, en un programa de éxito. Pero ¿cuantas veces pasa por ahí, en otros programas, dónde curran igual o más y nadie da un duro por sus derechos?. Miles. Hay mucho caradura por ahí suelto aprovechándose del talento de los demás. Mucho. Y ya está bien, hombre.

Un abrazo y enhorabuena por ese Ondas. Os lo merecéis. Ya sabéis quienes. Sois la leche.
¡Ánimo!

P.D: El temita "Vaya Semanita" da para mucho más, con la polémica de la huida de actores, guionistas y demás que hubo tras las primeras temporadas y las condiciones de la productora, pero ese es un tema del que prefiero no hablar, puesto que no tengo toda la información... y de todo hay, amigos.

A unas 15 personas les dio por comentar.

jueves, 16 de noviembre de 2006

Arrete!

Llevo un buen tiempo sin escribir, es cierto, y lo siento. Pero tengo buena excusa: he estado un poco entretenido viajando y pasando unos días geniales en... París. Cosa del low-costismo que asola nuestros aeropuertos. Y de la alegría de vivir, para qué engañarnos.

El tema personal lo voy a obviar, que no os interesa (cotillas) y voy a centrarme en el tema a comentar: Un descubrimiento que hicimos allí, entre las múltiples atracciones de una ciudad tan preciosa. Un descubrimiento dirigido por las inquietudes morbosas y curiosas que afloraron al ver en una guía, en el apartado de "París curiosa", un apartadillo donde ponía: "Catacumbas de París".

¿Catacumbas? ¿Pero esas no están en Roma? ¿Aquí también? ¿Pero... con cristianos perseguidos y pececitos pintados por todas partes? ¿Qué había en esas catacumbas? Miramos la guía. Más o menos explicaba (con esa manera tan peculiar que tienen las guias de hacerlo) que eran antiguas canteras de París, extraoficiales, que cubiertas, formaban pasillos. Y que aprovechándolas, era dónde se habían depositado restos mortales provinientes de cementerios a los que París había engullido en su crecimiento urbano. Vamos, un rollito tipo "Poltergeist", por los antiguos cementerios re-utilizados como zona edificable; pero a diferencia de la película, se llevaron de allí los cuerpos antes de poner la piscina. Un depósito para hacer hueco a una capital de Estado-Nación que creía exponencialmente, utilizando esos huecos bajo tierra. Así que eran unas catacumbas, con osario.

Llegamos al lugar. Como no, había cola. Sólo 100 personas por visita. Avisan de las "impresionantes imágenes que pueden herir la sensibilidad..." Bah, lo de siempre, Anthony Blake dice también esas tonterías antes de hacer sus trucos. Así que bajamos y bajamos por escaleras de caracol interminables buscando oscuros secretos. Y encontramos pasillos estrechos, arreglados hace un par de siglos, con marcas en el techo pintadas para que no se perdieran los visitantes nocturnos de la época... Porque sí, en esa época, a la gente ya le daba gusto bajar allí a ver a los muertos. O vaya usted a saber.

Así que nos encontramos, tras metros de galerías húmedas, con las puertas de... las puertas de... Vamos, las puertas. Y un mensaje que haría palidecer hasta al propio Profesor Jones:

¿Qué nos esperaba dentro? ¿Cuerpos descompuestos? ¿Acumulación de cadáveres? ¿Un cementerio subterraneo?... Pues no, nos encontramos con que, años después de llevar los restos de los muertos, a un señor encargado se le ocurrió que ya que había tanto hueso y ya que iban a bajar a visitarlos, lo mejor sería dejarlos bien monos. ¿Y qué mejor que jugar a los legos con los huesos y calaveras? Manos a la obra: masilla y a juntar craneo con craneo (previlegiados, seguro) y femur con femur. Como si de un merengue pachanguero-macabro se tratara.

Me imagino al currito al que le tocó comerse el encargo. ¿Aguantaría? ¿Lo terminaría el mismo que empezó? Es que son muuuuchas galerías... En caso de que no, me imagino al segundo currito que llegara:
- Uy, ¿pero esto quién se lo ha hecho? Madremía, pos no ha juntao el femur con el cúbito, menudo desastre... voy a tener que levantar to esto y metele mano a esa fila...
En fin, no sería así, seguro, porque vista la obra, se nota que hablamos de artistas. Por lo menos, el que lo encargó, lo era. Un artista de miedo, vaya.

Porque igual te los ponían haciendo una cruz, que haciendo una linea que, lo más humillante... ¡haciendo una forma de corazón! ¡Juro que estaba esa figura!

Imagínense lo duro que puede ser saberte, para la eternidad, formando con tu sonrisa eterna un ridículo corazón en las catacumbas de París. O formando una cruz, da igual. Imagínense tremendamente ateos, para que siglos después llegue un señor y te ponga formando con tu calva resultante, ¡un altarcito!.



Realmente, esto es una humillación post-mortem.

Sin duda, algún día, toda esa gente ahí colocada como si de cabecitas de osos Mitrofan en La Zarzuela se trataran, se va a rebotar... ¡que muchos son protagonistas de la Revolución, por favor! Mon dieu.

Yo no dejaba de temer, durante toda la visita, que me fuera a tocar pelearme en plan "Furia de Titanes" con esqueletos cabreados, en un cutre-homenaje a Harryhaussen, pero al final, gracias a dios, no hubo necesidad ninguna. Y no sería porque alguien que yo me se no se dedicara a invocar a los muertos para que reclamaran venganza, no...

Uno ve todo estoy piensa que, al final, van a tener razón los Monty Python (siempre la tienen!) con su famosa canción de "Always look on the bright side of life". Porque el lado oscuro, aquí abajo... mejor no mirarlo mucho. Les dejo la canción y abajo el extracto más sincero.

Life's a piece of shit
When you look at it
Life's a laugh and death's a joke, it's true.

You'll see it's all a show

Keep 'em laughing as you go

Just remembe
r that the last laugh is on you.

Si van por París y les da la curiosidad (y el tiempo), no dejen de visitarla. Se recomienda paciencia, disfrute de los detalles, dosis de cachondeo y visitarlas en compañía tan agradable como la mía, para compensar el mal rollito y convertirlo en un recuerdo divertido.

Hasta que llame a mi casa un craneo cabreado hablando francés, claro. Arrete!!

A unas 18 personas les dio por comentar.

martes, 7 de noviembre de 2006

Hasta en la sopa (la santa sopa)

Hoy recuperamos esa curiosa sección que ya anuncié de visiones extrañas que he capturado con mi máquina de fotos digital (no tan precisa como uno quisiera en su captación de luz) en algún momento de esta extraña vida.
Burgos.
Catedral de Burgos.
Museo de la Catedral de Burgos.
Hay cuadros, reliquias, relicarios, preciosas joyas, ricas vestimentas religiosas, candelabros, anillos... y de pronto, ¿me encuentro con la Octava y la Novena Champions del Madrid?

Que me di un susto... Porque yo siempre había visto al Madrid endiosado pero de ahí a exponerlas en la Catedral de Burgos, me parecía excesivo. Así que miré la etiqueta y pese a que intentaba aclararme algo, me dejó aún más intrigado.

La foto es una mierda, porque mi cámara se empeña en no captar nada de luz e ir a golpe de flash por todos los sitios (y eso para alguien amante de no llamar la atención y captar las cosas con la luz natural es muy duro... tendré que volver a mi cámara Reflex analógica de objetivo con 1.4, tan maravillosa) pero reza así:

ANFORA PARA LOS SANTOS OLEOS 1771
Plata dorada y esmalte
Marca: Madrid
Diseño: Gregorio Gil
Platero: Domingo de Urquiza
Donación del Arzobispo D. Francisco Javier Rodríguez de Arellano.


Y es que no me fastidien, al graciosito que se le ocurrió exponerlas así, con las dos cintitas de esos colores, seguro que no pudo evitar poner ese dato inquietante en la tarjeta. Ese dato delator, ese dato que hace sospechar del endiosamiento madridista.

Sí, me refiero a lo de...
Marca: Madrid.

Palabra de Dios...

A unas 3 personas les dio por comentar.

jueves, 2 de noviembre de 2006

And Now For Something Completly Different...

Dentro de mis artistas más admirados, están destacando siempre los Monty Python. En la comedia, para mi lo son todo. Tanto talento, tanto desparpajo, tantas ganas de hacer reir, de expresar ese humor tan especial y tomárselo tan en serio, siempre me ha asombrado. Sin duda, sólo unos ingleses podían hacerlo así. Me encantan.


Podría ponerme a hablar de mis sketches favoritos, de mil frases ya míticas, de mil inventos de comedia absolutamente espectaculares que hoy en día escandalizarían en una televisión generalista y que ellos ya hacían en prime time, en la BBC, en 1969. Pero paso, porque ya todo el mundo ha oído hablar de ellos... Y si no, ¡deberíais!

De entre todos sus sketches, hay uno que, por surrealista, por acojonantemente imbecil, me maravilla. Si yo consiguiera alguna vez reunir a la gente necesaria, para hacer un programa y poder colar algo así, poder siquiera pensar que algo así se va a poder hacer, se va a emitir, se va a difundir... podría morir tranquilo. Debe ser maravilloso encontrar un equipo con el que crear cosas como estas, cosas que por tu cabeza pueden llegar a pasar... y hacerlas realidad.

Es una gilipollez máxima, pero ¡Dios, cómo me rio con la puñetera llama!



P.D: Una pena que el final-final quede cortado, pero ver acabar el sketche con TODOS haciendo una reverencia, incluido Graham Chapman vestido de folclórica en motocicleta, era redondo.

A unas 11 personas les dio por comentar.