<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7617835\x26blogName\x3dKlaatu+Barada+Nikto\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://galahan.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://galahan.blogspot.com/\x26vt\x3d-6933320711491095302', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Comentarios, opiniones, crónicas y críticas en la vida de un ser humano que escribe. O algo así, que suene como interesante, si eso...

jueves, 10 de mayo de 2007

Seaside Rendevouz: London Calling (IV)

Antes que nada y para tranquilidad de la gente, diré que el segundo hotel era normalito. Muy majos y atentos nos dieron una habitación en la que cabía una cama doble maja y todas esas cosas. Eso sí, pese a ser un 4º, la ventana era como la de un bajo, ahí arriba de la pared... pequeñita. Pero bueno, tenía un toque abuardillado que lo hacía entrañable. Y qué narices, después de dormir en el Petit Palé, cualquier cosa valía.

Pero antes conocer ese hotel, cuando todavía sobrevolaba por nuestras cabezas una noche en liliput, tuvimos toda una tarde para poner a prueba a nuestro calzado. ¡Y conocer Londres!



El día era perfecto, la temperatura cálida, el cielo despejado. Ni rastro de nieblas ni grises cielos. Pero eso sí, como todas las historias londinenses, todo comenzó en un pub. Me encantan esos lugares. La cálida madera, los cómodos sillones, las anaranjadas luces que iluminan los vasos de cerveza.

Transmiten sensación de encuentro, de hogar, de tranquilidad y de camaradería. Y miren, a mi me encantan los baretos españoles con salero, pero es que la proporción de "bar chungo-bar entrañable" en España es muy distinta a la de "Pub entrañable-Pub chungo" en estas islas. Además, la genial idea de poder comer y beber en el mismo sitio casi todo el día, me encanta. Es como un Vips pero con gracia. En resumen: hasta las trancas de comer en pubs. ¡Ñam!


Algunos eran históricos, como "Lamb and Flag" (La bandera y el cordero), en pleno West End, cerca de Convent Garden. Su nombre viene de un escudo real que incluía la bandera cruzada y un amable corderito que la portaba (símbolos de S.Juan Bautista). En sus principios se conocía entre la población como "The Bucket of Blood" (el caldero de sangre) por las inocentes peleas que albergaba y eso da una idea de lo entrañables que eran los pubs antaño. Ahora van turistas como nosotros y gente del lugar buscando una cerveza y algo de tranquilidad. Y las únicas peleas que vimos fueron por conseguir un taburete y eran "very polite".

Otros eran divertidos, cómodos, relajantes y sobretodo, acogedores. Una pena que los pubs que los imitan en España no acaben de pillar del todo esa atmósfera (sobretodo por esa impresión de que te cobran las cervezas aquí a precio de allí).


Tras pubear, un paseo por Carnaby Street me enseñó el Londres más comercial. Tiendas de todo tipo y primeros contactos con camisetas originales, mi gran debilidad. Pero aguantamos ganas. No puede ser llevar unas horas en Londres y ya empezar a comprar cosas... ¡caminemos!

Y en nuestro caminar, tras Picadilly, St. James Park, callejuelas y diversión, llegamos al objetivo: El punto cero londinense. El "vale, ahora sí que estamos aquí". ¡El Big Ben! Y a su lado, el Parlamento.

Del Big Ben mi primera impresión es que es muy tocho. ¡Y muy dorado! A los ingleses les pirra el dorado. Lo ponen a todo lo que pueden: Verjas, casas, paredes, torres con reloj... a todo. Pero mira, quedaba bonito. Muy bien Big Ben. Tuvimos la suerte de, además, coincidir con las campanadas que marcaban las 6 y así, poner el reloj en hora. Si de algo te puedes fiar en esta vida es de la puntualidad del Big Ben. Al parecer, sólo ha fallado tres veces en su historia (una por un operario torpe, otra por el frio y otra por los molestos bombardeos alemanes en la II Guerra Mundial).

El Parlamento inglés es apabullante. Es un gótico moderno lleno de florituras que no sabes si considerarlo una maravilla o una más de las muestras de recargamiento inglés. Al final, evidentemente, optas por la primera opción. Al verlo recordé "V de Vendetta". Primero el cómic, luego la película. Verlo explotar debe ser impresionante. Hace siglos lo vieron arder y ya debió serlo entonces porque pintores y escritores fueron corriendo a las orillas del Támesis para plasmarlo. Aquí abajo, un ejemplo de William Turner (adorado pintor).


Tras la parada protocolaria, cruzamos el Thames y bordeamos el río hasta el Millenium Bridge. Es un paseo curioso. El Big ben y el parlamento ya le habían dado el toque cinematográfico al día, pero se añadió a esto la visión de la Cúpula de St.Paul sobre el río, famosa por su cortinilla televisiva ¿os acordais?


Le acompañaba una musiquita que no paraba de canturrear cada vez que veíamos la cúpula (ya fuera en vivo ya fuera en foto) y que la intrépida periodista de intrépidos ojazos paseantes ya empezaba a aborrecer. Jiji. Soy más pesaooooo...

Pero no acabó ahí la referencia cinematográfica. Mi ídolo estaba presente en Londres. Continué el paseo en silencio, sin confesar una pequeña ilusión al final de todo ese camino. No era la noria gigante. No era la fiesta de holandeses bebiendo cerveza con sus camisetas naranjas.

Era el lugar donde la genial película de Woody Allen, Match Point, alcanzaba toda su plenitud. El momento mágico de guión, metáfora y punto de giro. Merecía la foto.

O por lo menos, lo es si no me engaña la memoria porque no he podido encontrar ni una puñetera fotografía del momento. Voy a tener que comprarme la película (aprovechad que en la FNAC está casi regalada... seguro que en Media Market lo está aún más).

Eso sí, no fue el único lugar visitado de la película. Pero en esta versión, sólo había un personaje femenino y no tenía nada que envidiar a Scarlett. ;-)

Pero eso sí, los paralelismos acababan ahí. El alojamiento, como ya habéis visto, no fue precisamente el mismo... Una pena.


Y es que me perdonarán, pero uno lleva dentro un pequeño cinéfilo y cosas como estas le hacen taaaanta ilusión... snif.



Ah, sí: Continuará...

.
.

Etiquetas: , ,

A unas 24 personas les dio por comentar.
Comments:
Yo creo que le ponen a todo dorado para tener recuerdos del Sol, como los pobres lo disfrutan tan poco... XD Pero por lo que leo tuvísteis suerte ¡menos mal! Tiene que ser horrible ir de viaje y que se te presente un chaparrón :S

La verdad es que los pubs españoles se lo podían currar un poquito más, sí.

¡Y los momentos de foto son geniales! Besos :*

Continuaremos leyendo ;D
 
Cada vez tengo más ganas de ir, sobre todo depués de esa visión que le das al viaje.
Me gusta, me gusta....
Tomando notas espero....
Saludos

Lidia
 
Hala qué bonito... Qué guapos estáis... Lo cuentas tan bien que es como revivirlo todo 8-)

¡A mi el Big Ben también me pareció muy dorado! Nos hicieron una foto preciosa a mi hermana y a mi desde la boca de metro que hay cruzando la acera, me habría encantado colgarla pero... Mi hermana y su timidez, ains :(

Besicos...
 
Dato curioso para hacerse el listillo en toda aventura Londinense.

Ir frente al Big Ben y decir al acompañante: "¿Te gusta el big ben?" y cuando la otra persona diga "Oh, si me encanta" o "Es un asco y ojalá el Big Ben y toda la ciudad ardiese en el infierno" entonces nosotros contestamos "¿Cómo sabes si te gusta o no si realmente no lo estás viendo? Muahahahaha"

Todo esto para decir que en realidad el Big Ben... no es el Big Ben. O al menos no lo que la mayoría de la gente cree que es. El Big Ben es el nombre de la inmensa campana que tu escuchaste dar la hora, el edificio tiene en realidad el imaginativo nombre de La Torre Del Reloj.

El libro gordo enseña, el libro gordo entretiene... y ya sabeis.

Mola lo de Match Point.
 
Miss Sinner: lo del dorado yo creo que es también porque un ratito horteras son :P
Y me alegro de que te gusten las fotos!

Lidiaelora: ¿Aún no has ido a Londres? ¡Pero buenoooo...!
Jojo, es que hasta ahora todo el mundo me decía eso y me moría de ganas de soltarlo :P

Tamaruca: Asias!
Pues que pena la vergüenza, con lo que mola pegar fotillos. Yo ya voy lanzado y vamos, sólo me falta dar mi DNI. Y el de la intrépida, claro :D

Dani: Ya llega el listillo!
Ya lo sabía :P
Es más, sabes por qué le llaman así a la campana? Eh? Eh? Lo sabes? Eh?

Venga, va, te doy pista: El supervisor de la obra de la torre se llamaba Benjamin...
Aunque no es un dato muy oculto, vaya (acabo de mirar que en la Wikipedia lo sueltan de primeras)

Y para Match Point el que te voy a dar, si te atreves, la semana que viene :P
 
Cuando yo estuve en Londres, me acuerdo que estábamos en Picadilly y queríamos ir al Big Ben, pensábamos que las distancias eran más tochas y cogimos el metro... tardamos en llegar con los trasbordos como media hora, al día siguiente fuimos andando y a pie estaba como a diez minutos, así que perdimos 20 min de nuestras vidas por ser unas vagas y un poco ignorantes... es lo que tiene no estar acostumbradas a grandes capitales.
 
Que viajeros andáis, HenryKiller, de tópico de cáncer, en Nueva York y tú, en Londres. ¿Qué pasa conmigo, que últimamente me encuentro tan sedentario?
Un saludo.
 
Andrea: Jaja, que putada. Yo es que intento, por norma, evitar los metros. Siempre que pueda ir por superficie, mejor.
A no ser que hablemos de distancias enormes, claro. ¡Me gusta ver el paisaje!
Y bueno, yo es que iba con "guía" que más o menos conocía distancias y sobre el mapa no parecía muy lejano.

Javier Luján: Yo no viajo tanto, oye. Una vez al año si puedo. Al extranjero, claro.
Por la piel de toro me meto unos meneos!
Saludos, capi!
 
Vamos a ver...
de todo lo que cuentas de los pubs ingleses sólo hay una cosa que no.
Lo de "comer" a cualquier hora.
Podrás alimentarte, engañas al estómago, cargarte de proteinas y vitaminas,... pero comer, lo que se dice comer, no.

Los ingleses tienen un defecto genético que les hace totalmente ineptos para el arte de la cocina. Y no hablo de "nouvelle cuisine", me refiero a un salmorejo con guarnición, unos calamares (sea a la romana o a la riojana), un solomillo al whisky, un cocidito con pringá, un simple huevo frito (que los hacen que no hay quien moje pan en ellos).

Ahora, beber sí, hay son grandes, muy grandes (me tomé mi primera pinta con 14 añitos y creo que aún queda algo de cerveza en la jarra).
 
pequenyo cinefilo de intrepida hacompanyante!!!!!

si que dio de si hel biajecico, si! a partir daora cada bez que oigamos/beamos/leamos "londres" pensaremos hen ti. jijijiji

p.d. no pares, sigue sigue... hesto... que cuentes masssss, che!!!
p.d.2 nuestro Jos campeon!!! oeeeee oe oe oeeeeee
 
¡¡Dios!!, siempre se me olvida pero ahora ya está. Ya te tengo en el lector de feeds. Ahora no te me escapas.

Un saludo.
 
Víbora: Te doy toda la razón. Esos platos no los tienen :P
Pero vamos, que no era lo que iba buscando. Ya sabiendo a dónde me dirigía, con una hamburguesilla, fish and Chips, steaks y similares, yo contento. Como dices, era alimentarse un poco y ya!

Y calla con el salmorejo, que no sabes lo que me gusta, madre...

Ruvis: Puf pues aún no he acabado. Yo no se si ya aburre o qué pero me queda para unos pocos posts más :P
P.D: Pos na, sigo, sigo!
P.D2: Oe oe oeeee! :D

Josmachine: Campeón! Un honor su enlace feed. Enhorabuena desde aquí, que ya te he dado por todas partes (la enhorabuena).

Por si no lo saben, Jos es el flamante ganador del premio al mejor blog sobre cine otorgado por el periódico "20 Minutos".
Clap, clap, clap!
Búsquenlo en la columna de links bajo el nombre de "Antiegos". Y no dejen de leerlo!!

:D
 
Qué envidia cochina me das, puñetero. Y no por el viaje, que también, sino por lo bien que escribes.
 
Cuando fui a Londres, caí por casualidad en la casa de la traductora de García Márquez, una loca encantadadora. Me instaló en la biblioteca, junto a un póster del Che, y creo que cada noche soñé con él.

Se celebraba el Golden Jubilee, y aquella mujer y su hija me llevaron a una fiesta antimonárquica.

También se celebraba el mundial, y creo que el Inglaterra se cargó al Argentina. (O fue al revés?).

De repente, me acuerdo de todo eso. Luego regresé a París.
 
Por fin veo la imagen de la cortinilla telivisiva (es que la otra vez que vine no se veía). Me encanta Benny Hill ^^

Oye, y yo que vengo a leer la quinta parte y me encuentro con Will Turner (el pintor, no el pirata XD). ¡Volveré!

Besicos a millones :*
 
Galah! No te preocupes, eh, mi post iba asi un poco en plan de coña, pero yo te sigo siemmpre, y estoy conociendo Londres gracias a ti, me encanta!!

Lo que no te perdono es que no me enchufes con la Sexta a ver si la puedo ver, jajajaa. Bezos.
 
glups! Me equivoqué de enlace jajajaa Es que staba añadiendo a esta chiquilla a mis amigos. Bezos
 
Juas, a nosotros también nos pasó lo mismo con la cúpula de Sant Paul, y la dichosa cortinilla,

TARAN-TAN-TAN...

¡Somos cansinos!

Yo me perdí el rinconcito Match Point, pero oye, hemos hecho viajes paralelos. (Que no PARA LELOS.)
Ostras, he desayunado el saco de la risa y lo tengo cruzado en el píloro.

Besos!
 
Ruth: Hala lo que ha dicho!

Mel Alcoholica: Que genial relato. La casa debía ser genial, che! La fiesta antimonárquica en UK debe molar mucho, podrías contarla.

Miss Sinner: Ya ves, por el paseo surgió también el tema Benny Hill y su censura por machismo en la tele británica.
A ver, era machista, pero el personaje, claro. Y tonto tontísimo. En fin, una pena...
La quinta parte vendrá pronto, pero Turner siempre merece un re-visionado ¿no? Es genial.

Iago: Del primer comment: No problemo! Ya te dije que los links no los actualizo desde hace siglos!
Fijo que faltan muchos coleguitas ;)
Del segundo comment no digo ná que no lo entiendo :S

Angela: Ey! Cuanto tiempo :P
Sí, el cansinismo en la profesión debe ser algo habitual, jiji!
Y na, el rinconcito Match Point la próxima vez lo podrás ver.
Aunque ahora, tras mi visita, será doblemente mítico, claro. Juju!

Y por cierto, has mentado el saco de la risa!
Lo que daría por tener uno en mi curro para las reuniones de brainstorming. Puf! :D

Besotes a tós! Juro que actualizaré!
 
Mientras actualizas voy a torturarte un poco:

Cierra los ojos.

Piensa en un gran tazñon de salmorejo bien fresquito.

Le añades huevo duro picado

Ahora unos taquitos de jamón (jabugo 100%)

Y unos trozitos de melón dulce muy frío...

... traga saliva que te ahogas.

Es que yo soy salmorejoadicto.
 
Gracias, Galahan, cada día te quiero más. Esa defensa en un blog vecino de mi programa hace que la llamada sea cada vez menos eludible.
 
Víbora: Argh! Maldito... vale, hoy no he podido, pero mañana posteo, lo juro!
No seas cruel...

Ese es el punto: Oh, amigo, el amor es mutuo.
Espero la llamada como la del Señor todopoderoso, con ansia y con incredulidad :P
Jaja, na, enseguida hablamos y hay taaaanto que contar! Va a haber que quedar o algo, tío.
Haces un gran programa, se defiende sólo. Crack!
 
¡Qué boniiito es el amor! la, la, la....
 
:D
 
Publicar un comentario