<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7617835\x26blogName\x3dKlaatu+Barada+Nikto\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://galahan.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://galahan.blogspot.com/\x26vt\x3d-6933320711491095302', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Comentarios, opiniones, crónicas y críticas en la vida de un ser humano que escribe. O algo así, que suene como interesante, si eso...

domingo, 6 de mayo de 2007

Rayan In The Air: London Calling (II)

El viaje, como no, fué con una de estas majísimas compañías de bajo coste. Concretamente, la del arpa en sus alas. Una compañía que se caracteriza por dar tarjetas de embarque que cualquier día estarán hechas con papel de churros reciclado o trozos de periódico con número apuntado en boli bic.
Pero eso sí, este viaje me ha servido para comprobar algo: La seguridad aerea es de risa en nuestro país. O eso o es que en los demás paises están locos.



Aeropuerto de Valencia: Salimos de casa pertrechados con dos maletitas trolley listas para ser embarcadas como equipaje de mano y con una mochililla-bolso y una mochililla-bandolera para cartera, llaves y demás. Llegamos a la ventanilla de facturación, nos dan los billetes y pesamos las maletas para ver si podíamos subirlas en cabina: 9,5kg una. 9,9kg la otra. ¡Aceptadas! De ahí vamos por todo el aeropuerto, paseando con nuestras maletas, mirando tiendas, hasta que pasamos el control de seguridad rutinario (Scaner de chaqueta y bolsos, detector de metales para personas) y adelante... al avión. Llegamos sin problemas ni retrasos.

Pero dejadme que me adelante en el viaje para comentar el mismo trayecto, pero en la vuelta :

Aeropuerto de Londres (De Stansted, concretamente): Llegamos con nuestras maletas igual, nuestras mochila y bandolera enana y en el mostrador de facturación nos indican que debemos facturar la maleta. Cara de consternación (consternation): ¿Por qué? (Why?). Respuesta estilo british: Porque la bandolera ya es un equipaje de mano. O el bolso. O una bolsa de Harrods con un chocolate Cardbury's. Da igual. Son "más de un equipaje de mano" así que a facturar uno. He dicho (I've said). Con dos cojones (With two... with attitude).

Ante tal situación le preguntamos si, en caso de que lo metiéramos todo en la maleta, pasaría algo. Me dice que no... pero que antes, pese la maleta. Las pesamos: 9,9kg y 9,8kg. Así que me dice que "No puede porque se iría de peso". Nos da las tarjetas de embarque y nos dice que para facturar, vayamos a pagar la tasa de equipaje a la ventanilla de enfrente y volvamos con el resguardo, porque nuestro billete no incluye facturación de equipaje. 10 libras por maleta (15 euros). ¡Que guay!

Pero no hay problema. ¡Tranquilos! Porque ahí es donde despierta el ingenio español (Spanish Style!). El pícaro Lazarillo que todos llevamos dentro en esta, nuestra piel de toro. El maravilloso listo que va a dejar con dos palmos de narices (allí miden en pies, así que no voy a traducir, que "pies de narices" queda mu raro... ). ¡Ja! ¡Me van a venir a mi a decir lo que hay que meter o no en un avión estos de la pérfida... albión! ¡Ja! ¡Me van a decir que no pueden conducir por mí! ¿Y quien les ha dicho que yo quiero que conduzcan por mi? ¿Eh? ¿Y qué pasa si me tomo un vinacho? ¿Eh? ¿Eh?... Eh... uh... perdón, estoy confundiendo temas. Es el espíritu de raza española, perdonen.

Así que, como decía, pasamos a la acción. Le dije a la intrépida periodista de intrépidos (pero ahora un poco flipados) ojazos que pasábamos como de la mierda de pagar más libras. Que total, teníamos las tarjetitas de embarque y ahí nadie iba a ponerse a mirar si pesaba tal o cual, que estos señores son británicos, tienen muchas cosas de las que preocuparse. Y que además, casi eran las 5, estarán más pendientes del té que de otra cosa. ¡El plan era perfecto! Metíamos las mochilas o bolsos en la maleta para que fuera un solo bulto y ¡p'adentro! ¡La Armada Invencible había vuelto! ¡Ta tarí tarí taríiii...! (Sí, vale, esto es más el 7º de Caballería, pero a ver quien es el listo que sabe cómo narices sonaba La Armada Invencible... como no fuera: flass, flass...)

Tras mi malévola risa de terrorista aereo, lo hicimos y nos dirigimos prestos a la zona internacional. ¡Ya se ven los detectores! ¡Ya vamos a pasar! ¡Ya vamos sin pagar esas 20 libras para gastarlas en el Dutty Free! Ya vamos, vamos que... eh. Un hombre me para. ¿Qué quiere? Ah. ¿Que ponga ahí mi maleta? Para qué. Si sólo llevo una, hombre... Ah, una báscula. Oiga que ahora vengo, que yo... 10,7kg y 11,2. Jeje. Es que no se lo creerá pero he metido mi chaqueta porque hace calor y pesa un huevo ¿Mi tarjeta de embarque? ¿Oiga, qué apunta?...

Pues apuntó el peso de cada maleta en la tarjeta de embarque de cada uno. Y nos mandó a pagar el extra y a facturar o no pasábamos. ¡Y punto pelota! (Ball Point).

Ahora entiendo a Felipe Dos.

Yo no mandé a mis maletas a luchar contra las básculas... Joer.
¡Tanta obsesión, tanta obsesión con la basculita! Que parecía eso la pasarela Cibeles, hombre! (Man)

En fin, que en España uno puede ir a facturar, pesar la maleta con la mitad de cosas (la otra mitad puede esperarle con un amigo) y luego cargarla hasta mil kilos antes de ir a la zona de embarque, que no pasará nada. En París confirmo que pasa igual. Pero en Londres cuidadín, amigos. Se lo harán pagar bien caro.

Tras 20 libras, prisas, nervios y maletas facturándose por ahí, conseguimos entrar a la zona de control. Y esa es otra. La zona de control, que atención (atention), consistía en: Scaner de chaqueta, scaner de bolsos, detector de metales personal y... ¡señor cacheador! (y señora) (and lady). Sí, un completo chequeo de precisión, sin centímetro por recorrer, buscando vaya usted a saber qué podría llevar un melenudo como yo. Con la intrépida periodista, no se atrevieron. Tontainas, para una vez que iban a poder sin que me mosqueara. Estos british, tan polites... ay.

Pero no acababa todo. Pasamos, recogemos las cosas y nos llaman la atención porque nos faltaba el... ¡scaner de zapatos! ¿Buscarían terribles zapatófonos? ¿Sería la constatación de que fuera de España temen la relación de ETA con Zapatero? No sé, pero ahí estábamos todos descalzos mientras el scaner que peor huele del mundo hacía su trabajo.

Menos mal que, entre medias, nuestros pies caminaron por Londres.

Pero eso, os lo cuento ahora después. Juju, me encanta decir esto: "Continuará!..."
Lo hice!

Etiquetas: , ,

A unas 12 personas les dio por comentar.
Comments:
En nueva york tb te hacen pasar descalzos y todos los zapatos por el scaner. Yo flipé! Los ingleses querrán ser como los americanos
 
en el ropuerto de santo domingo tamvien te tienes que descalzar. un ajco. i luego hintentaran que les pagues 300 pesos con cualquier hescusa. i si cuela, beras flipado como se lo mete el tipet en el volsiyo. i cuando le pides un recibo o justificante o lo que sea, te mirara mal, se sacara el dinero del volsiyo i te lo debolbera. i si cuela, cuela!
anda que no dan de si los ropuertos!! que no?

vesis, corason!!
 
A mí me encanta el rollo gamberro que destila la historia. Luego nos extrañamos de que nos miren de reojo a los españoles cuando andamos por esos mundos de Dios, pero yo habría hecho lo mismo :D
 
Yo sólo quiero decir que ya he estado en Roma, en New York, en Londres y en Humanes.
jejeje

Así que de momento te gano. Compara eso con ganar en un triste juego de futbol para niños. Con un juego sin importancia en el que... ¡Quiero la revanchaaa!! jejeje

La verdad es que a mi me sorprendió mi viaje porque en Madrid se me piró la pinza y metí en la mochila (Equipaje de Mano) unas tijeritas pequeñas pero muy puntiagudas con las que me recorto los pelos del bigote, lo vieron en el escaner y yo dije "Uy, lo siento. ¿La tiro?" Me miró el tio y me dijo "Bah" Palabras textuales.

Luego en New York sólo nos hicieron descalzarnos y fuera. Eso sí, en la zona había como 50 cámaras de seguridad juntas colgadas del techo y mirando en todas direcciones.

Hala.
 
¡¡¡Cómo mola!!!
Jo, yo no he estado en Londres :_(

He leído la parte uno y ahora la dos y me he reído un montón XD Sobre todo con los momentos traducción (translation) XDDD
¡Y con el morro que le echas!

A mí naide me dise cuántas cuopas de vrino puedo o no pluedo tumar, flataba más... hics!
 
¡Ay!
Si yo te contara cómo era entrar en Inglaterra cuando había tres puertas:

Commonwealth Countries
European Community
Other countries

Y España pasaba por la tercera.

Sigo pensando que ese poli tenía que haberse casado conmigo para restablecer el honor de la familia.
 
Jajaja, buena historia y mejor contada.
Tomo nota para que no me pase.

saludos
 
Andrea: Joer, debe ser que algún terrorista ha intentado secuestrar a la tripulación adormeciéndolos, porque si no no lo entiendo...

Ruvis: Jaja, que putadilla! En el de Luxor, en Egipto, también había "tasas" extra en cada esquina. Pero continuaban fuera del aeropuerto, eso sí.
Y menos mal que se lo metió en el bolsillo, oye!

Ruth: Sí, sí, si es que me pasé de listo... Así somos, así nos va :P

Dani: Ya lo se, ya lo seeee, pero para dar vueltas a un parque y morir no hace falta irse a New York, ¿no?. Jiji!

Yo también colé una vez botecitos de más de 100ml y nadie dijo nada.

Y la revancha a la play, cuando quieras! Faltaría más, vaya. :D

Miss Sinner: Pues ya es hora, que es baratito (o eso dicen). Jeje.
Pero si no tranquila, que aquí tendrás un repaso por la ciudad. Por si vale de algo, jeje!
Y gracias (Thanks) por todo (for all), de verdad!

Víbora: Jaaa, jajajaja, eso mismo nos vino a decir Antonio Canales cuando nos contó su aventura del aeropuerto de N.Y. Pero la suya era con una mujer y tó. Aunque no se yo si a Canales eso...

Lidiaelora: Gracias Lidia! Y sí, lo mejor es no hacerse el listo y viajar despreocupado, ay ay.. ;)
 
A mi también me hicieron quitarme las botas y me molesta cantidad, es una manía terrible, me siento desnuda. Quítame la falda, quítame el sostén, pero no me quites las botas ¬¬'

La última foto es preciosa preciosa preciosa preciosa.
 
Mi mamá todo esto de los aeropuertos ya lo veía venir hace años, porque antes de cualquier viaje simepre me insitía:

- Llevarás una muda nueva ¿no?

Aclaro: Para mi mamá una muda son calzoncillos y calcetines. Me podrían decir cualquier cosa, pero guarro no lo soportaría (ella).
 
Jas, también tengo una foto parecida. ¿Es Hyde Park? (Ahora pregunto, que ya metí los patucos antes.) "?Y qué pasa si me tomo un vinacho? ¿eh?" Muy bueno el post.
 
Angela: Jaja, nop! Era un parquecito llamado "Lincoln's Inn Fields", por Holborn.

Que quedaba al lado de una casa museo muy raruna que fuimos a visitar, de un arquitecto: "Sir John Soane".
Pero muy interesante, eso sí.

Mu buena tu, gracias por pasarte! :D
 
Publicar un comentario