<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7617835\x26blogName\x3dKlaatu+Barada+Nikto\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://galahan.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://galahan.blogspot.com/\x26vt\x3d-6933320711491095302', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Comentarios, opiniones, crónicas y críticas en la vida de un ser humano que escribe. O algo así, que suene como interesante, si eso...

viernes, 23 de julio de 2004

Y llega la ola de calor...

Bueno, ayer no actualicé el post y ya me crea cargos de conciencia. Y eso que no tengo ni idea de si alguien sigue esto con cierta regularidad... Evidentemente no puedo esperar que todo el que entra comente algo, porque yo no comento en ningun blog, fotolog o demás que visito. Es la gracia de Internet, ver sin saber que ves, supongo...

Prometí que hablaría de Compostela pero voy a dejarlo para un poco más tarde, que hoy tengo jaleo y no me daría tiempo a escribirlo como quisiera. El lunes, como muy tarde ¿Vale?.

Hoy me gustaría hablar de la esquizofrenia.

Ayer, viendo la televisión con mi compi de piso, flipaba viendo a los padres de una de estas famosas de concursos de casas encerradas. Pero más que con ellos (al fin y al cabo ellos darán mientras les permitan dar, para eso están) flipaba con el público, con la gente de la calle, y con los telespectadores. Y diréis... ¿Qué tiene que ver esto con la esquizofrenia?... Bueno...

En una clase de Narrativa Audiovisual tratamos un día el tema de la esquizofrenia como característica del discurso postmoderno en los medios audiovisuales. Yo lo veo sobretodo en televisión, y más en la telerealidad esta que nos venden. Consiste en aislarse absolutamente de las bases y pautas de nuestra vida habitual y centrarse en la vida y situación, en un instante sin límite, de los protagonistas de la televisión. Es lo que sucede cuando, por ejemplo, cuando algún concursante dice algo y salta la gente a gritar, a insultarle, a decir burradas, a actuar como si, por ejemplo, Fulanito se coma el fuet a oscuras en ese concurso sea la cuestión vital que rige nuestras vidas. Y pasa. Pasa de tal manera que el efecto no se queda en la salita donde vemos la televisión. No. Dura incluso hasta que la gente sale a la calle e insulta a esa gente, o la odia o ama con extremos.

 
El hombre este parece que tenga unas gafas de esas de coña con nariz y bigote incorporados ¿Verdad? Bueno, uno de los que causa esquizofrenia por T.V...

¿Cómo puede ocurrir eso? Ciertamente, es una esquizofrenia interesante de observar. Y es que sólo hay que ver ciertos programas, en los que tertulianos o colaboradores, al igual que público que llama por teléfono u opina en plató, gritan, chillan, se desgañitan, pelean y se insultan por cuestiones absurdas, nimias y que ni siquiera dentro de la vida personal del protagonista, deberían ser trascendentales. Me sorprende incluso que esa gente (espectadores) no tenga problemas más graves de los que preocuparse. Pero es que al estar en televisión todo cambia. Tenemos un sentido de la gran tragedia griega metido entre ceja y ceja, en la que cuando uno aparece en la pequeña pantalla, debe pelear por su cuota de protagonismo y razón (aun sin tenerla) como si la vida dependiera de ello. Y el motivo no importa. Simplemente, estan viviendo un personaje que vive por eso.

El extremo está ya en gente que apareció recientemente como "presidente del club de fans de" que iban a los programas a insultarse con otros "presidentes" en lugar de los protagonistas, e incluso obviandolos.

En fin, la esquizofrenia, una enfermedad televisiva que los "artistas" de la televisión utilizan con éxito en la mayoría de la programación, y de la que todos, en algún momento, hemos sido partícipes. ¿O no?


A unas 3 personas les dio por comentar.
Comments:
Un artículo tan interesante merecía comentario.
 
Vaya.. pues gracias... supongo que el comentario era que era muy interesante! :D
 
afortunadamente no me gusta la televisión, pero desgraciadamente, he de reconocer que alguna vez me he sorprendido siendo partícipe de lo que se desarrollaba en algún programa,,,,,,uff,,,,que mal me he sentido cuando me he dado cuenta,,,,no se puede relajar uno en el sillón,,,, jejejjejejejej
 
Publicar un comentario