<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7617835\x26blogName\x3dKlaatu+Barada+Nikto\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://galahan.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://galahan.blogspot.com/\x26vt\x3d-6933320711491095302', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Comentarios, opiniones, crónicas y críticas en la vida de un ser humano que escribe. O algo así, que suene como interesante, si eso...

lunes, 16 de agosto de 2004

Carne de Carnet

Bueno, ya estamos de vuelta. Perdonen ustedes por la pausa.
De pronto, surgió la oportunidad, representada por 15 días de paro, de disfrutar un poco de paz, tranquilidad, relax y fiesta. Y a esas oportunidades uno no puede decir que no. O bueno, si puede, pero luego se arrepiente. La verdad es que en esta vida, uno siempre acaba arrepintiéndose de todo lo que hace, sea bueno o no, así que ya puestos, me arrepiento más moreno, que luce mejor.

Hoy me gustaría hacer una reflexión acerca de 2 cosas a priori sin conexión: el carnet de conducir y la adopción de hijos.

Acerca del primero, el carnet de conducir, he de decir que me parece una de las cosas más absolutamente incompetentes en este país (en el resto, lo desconozco). No tanto por el papelito, si no por las pruebas por las que te hacen pasar para conseguirlo: El Test Teórico y el Exámen Práctico. Grandes clásicos.

Mi padre siempre contó que a los ingenieros de Caminos ("¿Acaso hay otros?", díria él) no necesitaban hacer el teórico. No se si aún se hace así, o si es útil, hoy en día cuando acaba alguien la carrera de Caminos supongo que ya conduce desde hace lustros. La cosa es que, se suponía que, al ser los responsables de proyectar las carreteras y demás, ya conocían esa teoría. Nunca lo entendí. Más que nada porque ¿Qué sabe un ingeniero de cuando cambiar el aceite o si puedo con el carnet tipo B conducir un tractor con remolque con capacidad para 9 personas? (Que por cierto, se puede). Pero lo que más me flipa es que a unos señores que han hecho ESAS carreteras, les permitan siquiera conducir un coche.

La cuestión es que el examen teórico, seamos sinceros, no vale para nada. Uno acaba memorizando las preguntas de los test y poco más. Bueno, si aprendes cosas, como que el color de los intermitentes es "naranja-auto", pero poco más. Ahora mismo puedo decir que no recuerdo lo que miden los vehículos que puedo conducir, que luces tienen, qué tengo que hacer cuando encuentre un herido con quemaduras... Si hemos de confiar en que, gracias a aprobar ese test, todo irá más seguro en la carretera, vamos listos. Pero bueno, siempre ayuda a las academias a ingresar un dinerito extra. En fin, no es lo más grave.


"Un día veremos fotos como estas en los test. Bueno, esta no, que esta ha acertado, ahí había un dromedario. Aunque una señal parecida, pero con el de 2 jorobas, ya podrían poner en muchos parques y barrios... "


Lo grave viene con el exámen práctico. El más temido. Por algo será. Y es que ahí estás sólo frente a la carrertera, intentando demostrar que se es un falso conductor perfecto. Porque, no nos engañemos, no volveremos a conducir igual en la vida. Como mucho el primer mes, o el segundo (esos insoportables meses para los compañeros de conductores noveles). Después, todo lo que nos han dicho que no hagamos en el práctico, lo hacemos. Mirar a ver si la siguiente es dirección prohibida (más adelante lo sabremos cuando veamos de frente unos faros luminosos), poner el intermitente hasta para subir el volumen de la radio (después no nos hará falta, ya sabemos que vamos a girar)... En resumen, este exámen sólo vale para saber que, efectivamente, el alumno no padece un sindrome agudo de deficiencia mental y poco más. La prueba evidente está en la carretera. ¿O acaso no se sorprenden cada día al contemplar a ciertos elementos que tienen carnet y que ni siquiera saben del material en que está hecho? En los pueblos son evidentes, pero no entrañan mucho peligro puesto que se mueven por caminos semi-abandonados, pero en ciudad o carretera añaden el peligro de ir camuflados (Bueno, excepto los poseedores de Hyundai Coupe, que se les ve la macarrez hortera a kilómetros). Son los denominados "listos". Y lo peor es que nunca mueren en las colisiones, pero suelen matar a otros. Eso sí, a estos no les vaya usted a quitar de por vida el coche, que es fundamentalísimo, y como mucho póngales multas o retíreselo por meses...

"Ahora hablan de compatibilizar el carnet de conducir de los inmigrantes... ¿Pero.. lo tienen? ¿Todos?"

Y ahora lo normal es preguntarse: ¿Qué carajo tiene que ver esto con la adopción?. Bueno, pues mucho. Porque a ver, sabemos que niños, como coches, hay muchos en este mundo. Pero no todos tienen la suerte de caer en manos de buenos conductores, o simplemente caer en manos de alguien que quiera conducirles, y les abandonen. Pero no. Si usted quiere adoptar un niño deberá pasar un proceso interminable y costosísimo. Un papeleo absurdo, pero oiga, es lo que se necesita para asegurarse de que el pequeño tenga un buen futuro en sus manos. Hasta ahí todo correcto. Después está el tema de los matrimonios de gays o lesbianas y si pueden o no adoptar. Los que dicen que no alegan que el niño crece sin una de las 2 figuras necesarias (Madres solteras, viudos y viudas, ojo que son los siguientes, al parecer) y que igual el niño ve alterada su sexualidad al vivir en ese entorno equívoco y pernicioso (parece que no caen en que esos homosexuales han crecido en familias heterosexuales, lo cual tira por los suelos la teoría. Esta teoría, permítanme divagar, me recuerda a la de mi profesor de Historia de EGB sobre El Greco. Esa de que tenía un defecto en la vista que le hacía pintar así. Era absurdo, porque si veía mal la realidad normal, al pintarla debería pintarla normal, si no la distorsión, a sus ojos, sería doble...). En fin, que quien quiera adoptar, de entrada debe pensárselo mucho, muchísimo, tener preparados millones, disponer de los mejores entornos posibles y poner buena cara.

Pero eso sí, ya puede ser usted deficiente mental practicante, anormal de vocación, incompetente, desarrapado, irresponsable, drogadicto, votante del partido humanista o vaya usted a saber qué; Ya puede ser la peor persona del mundo, capaz de la mayor de las atrocidades... que sólo necesitan acoplarse con alguien del sexo contrario y engendran una criatura, siquiera deseada, a la que putearán de por vida tanto ellos como el montón de gente que tramitará su adopción en el mejor de los casos.

"Estas son las hijas de George Bush Jr. Sí, él puede"


Y es que ya que nos ponemos idiotas con el carnet de máquinas de matar que son los coches, ya podrían ponerse igual de tontos con el de dar vida. O por lo menos hacerlo más sencillo para ese montón de coches que se hacinan en orfanatos de tantos lugares del mundo.

A unas 3 personas les dio por comentar.
Comments:
Qué bueno tenerte de vuelta. Muy logrado el artículo. Volveré mañana, espero que haya más :).
 
Bueno, a ver si vuelvo a coger el ritmo! Esto de volver de playa y vaguería se lleva muy mal con la actualización diaria.

Gracias por pasarte por aquí! ;)
 
Adela
Muy bueno, Galahan. Esta asociación entre el papeleo del carnet de pescar (en ese caso) y la falta de licencias para tener un hijo salía en el diálogo de una excelente película yanki sobre la familia, "Dulce hogar... a veces" (1989), que recomiendo.
Sigue, sigue, te leemos.
 
Publicar un comentario